desayuno saludable

Empieza el día con un desayuno saludable

El desayuno está considerado la comida más importante del día porque durante la noche se pasan demasiadas horas sin comer y hay que reponer fuerzas para afrontar el día. Recargar las pilas a base de alimentos saludables debería ser una norma antes de salir de casa

Los expertos insisten en señalar que el desayuno es la comida más importante del día, sin embargo, cada mañana, no son pocos los que salen de casa para enfrentarse a la jornada laboral o escolar sin haber ingerido bocado. Otros muchos, toman una bebida, un café, un zumo o un vaso de leche, que no contiene, ni de lejos, todas las necesidades nutritivas que necesita el organismo para comenzar el día.

Las excusas más habituales son la falta de tiempo, “tomaré algo más tarde”, o “por la mañana temprano no me entra nada”. Ante la falta de tiempo, tan solo hace falta organización, el tomar algo más tarde no es excusa, pues el cuerpo necesita alimentarse tras el ayuno de la noche nada más ponerse en funcionamiento. Por último, si al recién levantado no le “entra nada” hay que considerar que es tan solo una cuestión de hábito y que, con solo levantarse un poco antes para “hacer hambre” y tener tiempo para un desayuno relajado, será suficiente.

desayuno

¿Qué debe tener un desayuno para llamarse saludable?

Un desayuno saludable debe estar formado por hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, fruta o verdura y lácteos. A partir de esos componentes las posibilidades son infinitas, como las propuestas que se pueden encontrar en Juicy Avenue, la empresa especializasa en el desayuno a domicilio. Estos expertos en zumos y smoothies, ofrecen la más amplia variedad de los mejores desayunos saludables, como bebidas calientes, un extenso surtido de bagels, crepes, wraps y ensaladas, productos de repostería y tartas artesanales…

Su servicio a domicilio para desayunar como un rey o reina antes de salir de casa, puede ser un regalo sorpresa magnífico para la pareja.

Imprescindibles son su bowls supersaludables, como el de Quinoa con leche de Almendras, Chía, Arándanos y Miel o el de Avena con Leche desnatada, Almendras, Plátano, Coco y Canela. Irresistibles son sus pancakes mañaneros, al estilo americano o con plátano, coco, nueces y miel, entre otros. Sus tostadas presentan combinaciones espectaculares para abrir el apetito a todo aquel que no se sienta atraído por el desayuno: Aguacate, Huevo a la plancha, Chía y Lima o Queso Philadelphia, Salmón Ahumado y Nueces… lo difícil será elegir entre tanta sabrosa variedad.

Como se puede ver, todas las posibilidades incluyen los ingredientes más variados que harán que el desayuno, acompañado de una bebida, no solo sea delicioso y reconfortante, sino también adecuado a nivel nutricional, todo lo que debe tener un desayuno sano y completo.

Qué no debe tener un desayuno sano

En esta primera comida se debe ingerir aproximadamente un 25% de la energía que se va a requerir en todo el día, pero esto no quiere decir que cualquier cosa vale. Hay que renunciar a la bollería, particularmente industrial, cargada de grasas saturadas y azucares refinados que no ofrecen nutrientes de calidad. Los hidratos de carbono que han de tomarse son los de absorción lenta, como los que aportan los cereales integrales.

Si apetece dulce, no hay por qué renunciar a ellos, pero hay que optar por combinaciones saludables, preferiblemente elaboradas en casa o en algún establecimiento de confianza. Un bowl de frutas troceadas y miel o sirope de ágave resulta un combinación dulce, deliciosa y nutritiva. Las tartas y biscochos, si son de elaboración propia o artesana y se ha seleccionado harinas integrales no tienen por qué ser un impedimento, siempre que se coman en porciones moderadas y en combinación con otros alimentos saludables.

Las grasas han de ser saludables, el aceite de oliva, tan presente en la dieta mediterránea, es la mejor opción. Se deben ingerir proteínas que procedan de los frutos secos o las carnes magras, como el pollo o el pavo, por lo que se debe renunciar a combinaciones grasientas, como la panceta con huevo frito. Mejor los huevos cocidos, escalfados, a la plancha, revueltos o en tortilla francesa.

Otros alimentos que deben evitarse son el pan blanco, ya que es bajo en fibra y la sensación de saciedad que aporta es mucho menor. La fibra ayuda a reducir el colesterol malo y regula el tránsito intestinal.

Los cereales industriales y azucarados, como los copos, deben ser eliminados del desayuno por elevar muy rápido los niveles de glucemia. Este pico hace que se sienta un breve estallido de energía que desaparecerá rápidamente para dejar cansancio en su lugar. A media mañana, ya se sentirá el cuerpo agotado.

Las barritas de cereales tampoco resultan saludables, pues su contenido de azúcar es muy elevado al ser sumergidas en baños de jarabes azucarados. Un puñado de frutas secas o semillas es mejor opción que una barrita de cereal, como siempre, cuanto menos procesados estén los alimentos y más naturales sean, mejor.

La manteca y margarina también ha de ser eliminada por su alto contenido en grasas saturadas. Estas grasas están directamente relacionadas con la aparición de enfermedades cardiovasculares y la obesidad.