Cerveza artesanal
La cerveza tiene un recorrido histórico bastante intenso. Históricamente fue desarrollada tanto por pueblos elamitas, egipcios y sumerios. En Europa los restos de producción de cerveza más antiguos fueron descubiertos en 1999 en el yacimiento de la Cova de San Sadurní, en Barcelona.
Es increíble como la cerveza ha tenido un gran recorrido histórico hasta caer en nuestras manos. Sin embargo, lo que caracteriza a la cerveza son sus diversas variantes de fabricación. A día de hoy existen miles de cervezas y se fabrican de todo los tipo de maneras. Pero, ¿saber cómo preparar tu propia cerveza artesanal en casa? Si quieres descubrirlo, sigue leyendo y prepárate tu propia cerveza artesanal. 

 ¿Qué necesitaremos para preparar Cerveza Artesanal?

  • 30 litros de agua declorada
  • 4,5 kilos de malta de cebada
  • 25 gramos de lúpulo
  • Un sobre de levadura para hacer cerveza (no de panadería)
  • Un poco de azúcar

Elaboración de la Cerveza Artesanal

Antes de empezar, debemos limpiar los elementos que vayamos a utilizar. Es imprescindible hacerlo, ya que debido a la presencia de bacterias que no sean gratas pueden hacer que arruine el sabor de la cerveza que vayamos a realizar. Límpialos con alcohol para desinfectarlo correctamente.

La elaboración de la Cerveza Artesanal la podríamos dividir en cuatro fases: Hervor, Enfriado, Fermentación y Maduración y Embolletamiento. Debes saber que el tiempo de elaboración dura varios días. A continuación vamos a explicar cada fase:

cerveza artesanal

Aquí el código de tu anuncio o contenido destacado

Hervor
  • Coloca la malta de cebada en una olla con agua caliente. Cabe destacar que para cada kilo de malta se deben usar 3 litros de agua. Y la temperatura debe oscilar entre 67 y 70º. Durante 90 minutos aproximadamente.  Revuelve bien todo para que no se creen grumos.
  • Después, observaremos que el almidón se va transformando en azúcar y se va creando el mosto, ese liquido tanto dulce como denso.
  • Este mosto tendría que hervirse aproximadamente durante una hora. Mientras se va hirviendo, se va incluyendo el lúpulo (poco a poco). El lúpulo es el encargado de darle amargor y hace que la cerveza se aromatice.
  • Una vez acabado el hervor, la mezcla de mosto y el lúpulo deben irse revolviendo para que los residuos que se crearon en el proceso se vayan al fondo de la olla.
Enfriado
  • Una vez que el mosto haya hervido, debe pasarse a un fermentador. Para esto la temperatura tendría que descender rápidamente. Podríamos realizarlo colocando la olla en un recipiente con hielo.
Fermentación
  • La mezcla de mosto y lúpulo debe vertirse en un recipiente para fermentar. Podría ser un bidón de agua por ejemplo.
  • Una vez ahí se agrega la levadura. Que convierte los azucares del mosto en alcohol.
  • Al recipiente que vayamos a utilizar se le debe hacer una especie de trampa de aire para que salga el aire pero que no entre. Una técnica recurrente es utilizar un bidón de agua y colocarle en el extremo un globo pinchado.
  • Esta fermentación dura 10 días aproximadamente. Y el resultado es cerveza sin gas.
  • El recipiente que se utilice para la fermentación debe conservarse en un ambiente oscuro con una temperatura de 19º.
Maduración y Embolletamiento
  • Ya terminada la fermentación, se pasa la cerveza a otro bidón. Este proceso se realiza para eliminar la cama de levaduras formada en el fermentador. Así como dejar el mosto descansar antes de embotellarlo.
  • Este proceso descrito es mejor hacerlo en frío, ya que ayudara a clarificar la cerveza.
  • Aquí podemos utilizar la técnica de carbonatación natural con azúcar en el embotellado. Para hacer esto se crea un almíbar, situado en el madurador antes de embotellarlo. Para hacer el almíbar calcularemos 7 u 8 gramos de azúcar por litro.
  • En una cantidad pequeña de agua, calentamos el azúcar, hirviéndolo unos minutos. Añadiendo ahora el mosto y revolviendo de forma suave. Teniendo en cuenta que la cerveza no tome ningún contacto con el aire para que no ocurra la oxidación.
  • Ahora es el momento de que la cerveza se vaya colocando en las botellas. Siempre tapadas y que se guarden aproximadamente 10 días más.
  • Para saber si está preparado se debe de abrir una cerveza y echarla en un vaso. Si se ve que tiene gas, es que ya está preparado para disfruta. Sino espera unos días más.

Cabe destacar que es relevante, para que se dé bien la carbonatación, que las botellas se guarden en temperatura ambiente y no en la nevera. El frío puede hacer que afecte a las levaduras y que no se de la carbonatación. La cerveza se arruinaría completamente.

¡Y ya estaría realizada tu deliciosa cerveza artesanal! Es un proceso largo, pero disfrutarás de una deliciosa cerveza hecha por ti mismo. Y no hay nada mejor que acompañar tu cerveza bien fría con unas buenas tapas. ¿Te atreves a prepararla?

About the author

Dejar un Comentario

Noticias relacionadas